martes, 7 de abril de 2009

La cruda realidad

No se que hacer, estoy en estado de shock! Es por algo que sucedió el sábado, cuando una de mis humanas me subió en el coche y me llevo a la clínica veterinaria, pero no a la de siempre, sino a otra distinta donde me esperaba... ¡esclava-humana!
Sé que ella es ATV pero hasta ahora no me había dado cuenta de lo que eso significaba realmente hasta ese momento. Pero en menos de un segundo la cruda realidad me golpeo en todos los bigotes: mi esclava-humana, mi guardiana, mi tutora, mi benefactora, mi mentora... en definitiva ¡ MI MAMI se a pasado al lado oscuro! y ahora pertenece a ese colectivo de verde que no hace mas que chincharnos y darnos pastillas.
Jooooooooooooo!!!!!!!!!! No me gusta eso, se me ha caído un mito. Y ahora no se que pensar. Cada vez que ella me hace mimos, no puedo evitar imaginarmela pinchando a algún gatito inocente.
Creo que me va a costar hacerme a la idea. Solo pido que no sea ella la que me vacune en la próxima revisión, o creo que necesitare un psicólogo.
Y es que no es fácil aceptar que uno de los tuyos confraterniza con "el enemigo".

5 comentarios:

lunazeus dijo...

Pobre Merlín. La verdad es que no nos imaginamos en una situación parecida. Menos mal que mami no pertenece a los de 'verde', jiji.

Mucha suerte amigo, que la vas a necesitar, porque a partir de ahora tendrás que andarte con mucho ojo.

Ronroneos

F y M dijo...

F-chan: Qué mala suerte Merlín.
Espero que nunca te toque tu Mami para pincharte.

Kui dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Gatas Trabajando dijo...

Qué traición más grande!

Robustota.

Ricardo Muñoz José dijo...

Si no es mucha molestia, quiero dejarte una invitación para leer mi último texto. Es sobre una hecho verídico ocurrido el 19 de abril de 2010, en Turquía, y narra la historia de dos gatos. Creo que una persona con tu sensibilidad no puede dejar de conocerla. Espero que te guste.

http://linde5-otroenfoque.blogspot.com/2010/04/gatos-callejeros-una-leccion-de-amor_30.html

Ah... y no dejes de ver el vídeo. Es posible que nunca hayas visto nada igual.

Un afectuoso saludo.
Ricardo - Linde5